Conoce » Quiénes somos » Cuentas claras » Código ètico para Empresas Colaboradoras

Código ètico para Empresas Colaboradoras

Acciónatura, por coherencia con su misión de conservación de la biodiversidad y con la voluntad de promover cambios hacia la sostenibilidad en el mundo de las empresas, se dota de este Código Ético.

Acciónatura solicita la aceptación de estos criterios por parte de las empresas interesadas en colaborar en sus proyectos de conservación de la naturaleza:

Las empresas colaboradoras respetan las instituciones y valores democráticos y no discriminan por razón de género, raza, religión, identidad cultural y opción sexual y cumplen con la normativa vigente de Prevención de Riesgos Laborales para garantizar la seguridad y la salud en el trabajo, ajustando sus condiciones de trabajo, como mínimo, al convenio sectorial de la actividad en la cual operan e intentan fomentar la contratación y la integración laboral de personas que pertenezcan a colectivos con riesgo de exclusión social.

La actividad de la empresa y su capital no han de estar directamente relacionados con la fabricación o el comercio de armas y material bélico.

Ninguna empresa colaboradora tendrá una actividad que constituya una agresión hacia algún espacio natural valioso (PEIN, red Natura 2000 o similar) o que afecte gravemente a alguna especie de la fauna o flora amenazada.

Las empresas colaboradoras se obligan a aplicar el principio de precaución con respecto a los posibles problemas e impactos ambientales y sociales derivados de su actividad.

Las empresas colaboradoras adoptarán iniciativas para promover una mayor responsabilidad ambiental y social.

Las empresas fomentarán el desarrollo y la difusión de tecnologías ecológicamente racionales, así como el ahorro de recursos y energía.

Las empresas colaboradoras buscarán fórmulas por reinvertir en capital natural e involucrar a sus trabajadores, clientes y proveedores en estas acciones.

En el caso de proveedores o clientes más impactantes sobre el medio, Las empresas colaboradoras trabajarán preferentemente con aquellos que hayan implantado o estén trabajando en la implantación de sistemas de gestión ambiental.

Las empresas colaboradoras se comprometen a adoptar aquellos cambios que los permitan adelantar en el ejercicio de su Responsabilidad Social Corporativa.